Los autores malditos. Sus textos ocultos – Jose Antonio Solís

Los autores malditos. Sus textos ocultos

Jose Antonio Solís

RESEÑA

 

Vuelvo a la carga con una nueva reseña, esta vez con otro ensayo, como hiciéramos con el de Monterroso y las moscas en su día.
El prolífico autor Jose Antonio Solís plantea en esta obra un análisis de los textos de importantes autores españoles y extranjeros que han sido silenciados durante siglos por su contenido erótico festivo.
Debo advertir que este libro no es lo que yo imaginaba ni buscaba. Cuando lo compré (en una tienda de libros de segunda mano) esperaba una recopilación de textos prohibidos variados, no solo textos de carácter erótico y/o pornográfico. Quizás imaginé que podría haber también temas políticamente incorrectos, antirreligiosos (sin tener en cuenta que ya los de tema erótico de alguna forma lo son), etcétera, pero la verdad es que no es eso lo que encontré en esta obra. No por eso sería justo criticarla ya que igualmente cumple su misión de dar a conocer determinados textos desconocidos por el común de los mortales.
Editado en papel reciclado, según garantiza en una de las primeras páginas la propia editorial, este libro de menos de cien páginas cuenta con numerosos grabados e ilustraciones de marcado carácter pornográfico.
Desde luego, tal y como promete el título, no se trata de un libro para pusilánimes ni personas aprensivas. La lascivia, la sexualidad, e incluso lo soez y chabacano están muy presentes en toda la obra para disfrute y divertimento de los amantes de estos estilos literarios.
En cuanto al cuidado del contenido decir que hay varias erratas muy básicas, por ejemplo en tema de fechas, como cuando habla de nuestro genial fabulista Samaniego situándolo en 1873 cuando debería decir 1783. Un simple baile de números que en otras partes del libro y referido a otros autores también sucede.
Y ya que hablamos de Samaniego, en esta obra se atribuye al autor de La lechera y de La cigarra y la hormiga varias obras erótico festivas de las que extraigo el comienzo de una de ellas, tal y como viene recopilada en el libro de Solís:

«Montada en la trasera de su mulo,
a una pobre aldehuela
llevaba un arriero a una mozuela,
la cual, con disimulo,
o por flato o por malos alimentos,
solía soltar envenenados vientos.»

Continúa este poema explicando que el arriero soluciona las ventosidades y flatulencias de su pasajera beneficiándosela repetidamente con la peregrina excusa de que así se curará de las mismas.
También es interesante cómo el autor nos hace reflexionar sobre la importancia que los adalides de la moral y la decencia otorgan a la violencia y al “amor” y sus manifestaciones, pues nos hace enfocar nuestra atención sobre el curioso hecho de que se oculten y se consideren malditos los textos eróticos o pornográficos en los que se ensalza el intercambio de placeres y cariños varios, mientras que no ponen reparos a documentos en los que se ensalza la guerra, la violencia, la muerte, etcétera.
En definitiva, aunque no es el tipo de obra que yo esperaba, no deja de ser interesante (con la suficiente prudencia) leerla y, además de ameno, se lee rápido porque son menos de cien páginas.
Ficha técnica:
Editorial: El arca de papel editores
ISBN: 84-9765-063-8
Edición: Primera edición
Formato: Papel
Género: Ensayo

Traducción: No procede

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s