Nasr, el eunuco de la corte cordobesa (personajes reales)

Quizás Nasr sea uno de los personajes reales más controvertidos y complejos de la novela “Mursiyya, el talismán del Yemení” (editorial Dokusou). Un secundario de lujo en el que se confunden los rostros de la bondad y la maldad. Un personaje bisagra cuyas relaciones con protagonistas y demás secundarios lo convierten en pieza principal e imprescindible de la novela. Pero veamos quién era. (Ilustraciones cortesía de Francisco Miñano Pellicer).

Procedencia cristiana

Nasr Abul-Fath, que así es como se llamaba, era hijo de una importante familia de cristianos (su padre se llamaba Samuel), pero en una de las rebeliones que hubo contra el emir al-Hakam I en el año 818 d.C. fue capturado como represalia y esclavizado (previa castración) para el servicio de palacio.

Parece ser que para prosperar en palacio, Nasr se convirtió al islamismo y fue asignado a la custodia del harén, donde llegó a ser el primer guardián del mismo. Hay que tener en cuenta que los eunucos eran la mejor opción para la protección de los gineceos, aun cuando, tal y como mostramos en la trama de la novela (y sin ánimo de hacer spoiler), la castración parcial no impidiera las erecciones ocasionales u otras actividades eróticas con las mujeres del emir.

Como suele ocurrir con los conversos de cualquier creencia, Nasr odiaba profundamente a los seguidores de su antigua religión y tuvo su oportunidad de demostrarlo con los mártires cristianos de Córdoba. Una decisión que no le traería buenas consecuencias, como descubrirá el lector de “Mursiyya, el talismán del Yemení”.

Su relación con el emir de al-Andalus

Como decía antes, en el palacio cordobés Nasr llegó muy alto, siendo uno de los jefes de los eunucos y ganándose el afecto del emir Abderramán II hasta el punto de convertirse en uno de sus pocos hombres de confianza. De ese modo Nasr llegó a acumular gran influencia sobre el gobernante de todo al-Andalus y algunas de sus decisiones estuvieron tamizadas por la mirada y opinión del cada vez más poderoso eunuco.

Pero esa estrecha relación no impidió que Nasr tramara un plan para asesinar a su gran amigo Abderramán II. ¿Lo conseguió? No lo voy a desvelar aquí pues, como siempre, en estas breves semblanzas de los personajes reales de “Mursiyya, el talismán del Yemení” trato de evitar el spoiler, pues mi principal intención es que los lectores puedan identificar qué personajes de la novela realmente existieron en el al-Andalus de aquellos siglos y enriquecer así su lectura y aprendizaje.

Esto es, por tanto, todo lo que de momento puedo contar sobre Nasr.

Hasta la próxima entrada, queridos lectores.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s