Relato: La sal de la vida (2019)

Microrrelato:

La sal de la vida

Su corazón latía deprisa. Le pedía sal. Sí, sal a borbotones. Qué importaba la hipertensión. La vida no era para coartarla sino para disfrutarla. Y vaya si lo hacía. Chuletones y solomillos aderezados con sal del Mar Menor. O arroces caldero en su punto de sal. Ah, y un chorrico de limón.

Pero a sus cuarenta años el médico le prohibió la sal. ¡Prohibirle la sal! ¡Ja! ¿Qué era la vida sin sal? ¿Cómo quitarle la sal a la vida? ¡Qué bobería! La sal es la sal de la vida, permítanme la cacofonía.

Decidió disfrutar la vida, saborearla y paladearla. Con toda su sal. Sin miedo a la muerte.

Aquel día cumplía noventa. Agarró otra chuleta de cordero segureño bien salada y la saboreó con fruición y deleite desafiando, una vez más, a la parca. Porque la muerte, esa figura vestida de negro, esa sí que nunca, jamás, estaría salada.

Sergio Reyes (2019)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s