Bestiario de teatro – Pepe Viyuela & Miguel Cubero

Bestiario de teatro

Pepe Viyuela & Miguel Cubero

RESEÑA

Pepe Viyuela es conocido por la mayoría de nosotros por su impresionante trabajo como actor. Pero pocos saben que también tiene su sensibilidad y trayectoria literaria. Pues bien, para los que no lo sabíais, Pepe también escribe. Y sobre todo escribe poemas (ya sabéis, la falta de tiempo que nos impide muchas veces abarcar proyectos prosísticos que requieren mayor dedicación, como las novelas). En este libro, sin embargo, se dedica a la prosa, corta, eso sí, para presentarnos una serie de personajes y elementos del teatro (donde se mueve como pez en el agua) de una manera divertida, pero también profunda, sensible e inteligente. Ah, y no está solo en este camino…

img_20190716_1321473727913060124511256.jpg

img_8633-copia1091743059584655398.jpg

Como decía antes, Pepe Viyuela no está solo en este camino literario y, una vez más, lo acompaña en este trayecto su ilustrador de cabecera, Miguel Cubero, hombre polifacético y, por ende, también del mundo del teatro. Con sus ilustraciones, además de crear la portada, complementa a la perfección las definiciones que, a modo de enciclopedia animalística, el autor va tejiendo en las páginas de este interesante compendio.

Porque un bestiario es, más o menos, eso: un compendio, una especie de recopilación de datos sobre alguna fauna concreta, algo que ya empezó a hacerse en época griega y romana y que se popularizó en el medievo. Y no es el primero que escribe Pepe Viyuela. Ya hizo en su día un “Bestiario del circo“. Una experiencia gratificante para él, sin duda, ya que se ha animado a escribir este “Bestiario de teatro“. Aquí vemos un ejemplo de la fauna que puebla los teatros del mundo, según el conocido actor (cito un fragmento):

“MENDAX FACIEI (máscara): La máscara es un parásito que se adhiere al rostro y lo transforma de tal modo que llega a confundirse con él. Todos los humanos sufren el ataque de una máscara o de varias a lo largo de su vida y lo hacen sin oponer apenas resistencia, ya que les permite camuflarse de sí mismos y escapar del tedio de su rostro. Generalmente el ser humano no soporta su propia presencia y necesita alejarse de sí. (…) Desconfiamos del mundo real y nos reconocemos más cuando tenemos delante seres enmascarados que no se avergüenzan de ello y además presumen de la farsa que interpretan”.

img_20190716_1303078638139262243208946.jpg

Como hemos podido intuir leyendo la anterior cita, no solo es un libro con su tono simpático de humor, que lo tiene, sino que también contiene un transfondo que nos hará reflexionar y pensar. Con una estructura uniforme, tal como ocurre con diccionarios y enciclopedias y, por supuesto, bestiarios, el autor nos va describiendo diversos elementos teatrales como si de extraños y curiosos animales, bestias al fin y al cabo, se tratasen. Con su nombre científico en un peculiar latín made in Pepe Viyuela (o al menos eso explicó en su presentación) seguido de la traducción al castellano del nombre comienza cada descripción bestial de este libro. Él, por ejemplo, que tanto ha actuado en silencio, comienza así la descripción de lo que es un mimo:

“SILENS ACTORIS (mimo): Nacido del silencio, el mimo se vuelve carne y movimiento renunciando a su garganta, que posee pero no usa”.

No solo hay máscaras o mimos. También habla del productor tiburón, del telón, de las tragedias y de un sinfín de elementos que configuran el día a día de los que trabajan, de una forma u otra, en el teatro. Y lo hace con gracia, con ingenio y soltando bombas que te obligan a cerrar el libro y quedarte un rato pensando en lo que acabas de leer. Ahí va otro fragmento que demuestra lo que digo:

“LAURUS LABILIS (premios): Tipo de luciérnaga que habita en zonas pantanosas y de difícil acceso. Por ir en su busca, hay quien se hunde sin remedio. Resulta un alimento de alto valor calórico, que infla y engorda, pero cuya energía enseguida se diluye. En su intento de captura se han perdido muchos navegantes que acaban por hundirse en el barro en el que habitan. (…) El Premium Labilis suele acabar disecado en vitrinas para su contemplación, lo que también provoca ataques de nostalgia en aquellos que cedieron a su encanto”.

img_20190716_1259226978535224612387011.jpg

“Bestiario de teatro” no tiene una trama, ni cuenta una historia con su planteamiento, nudo y desenlace. Es como una divertida enciclopedia muy seria, llena de descripciones y explicaciones. Y es, sin duda, una obra curiosa e interesante que nos da una perspectiva peculiar, a la par que original, del mundo teatral y sus elementos e integrantes. Además de pasar un buen rato y arrancarte varias sonrisas, podrás disfrutar de las bonitas ilustraciones de Miguel Cubero que acompañan los textos y aprender un poquito más sobre todo ese misterioso universo de bambalinas, tramoyistas, actores y farándula. Libro muy recomendable, sin duda.

NOTA: Esta reseña fue publicada en Masticadores de letras – USA.

Ficha técnica:

Editorial: Amargord

ISBN: 978-84-948377-8-4

Edición: Primera edición

Formato: Papel

Género: Humor. Ensayo.

Traducción: No procede

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s