Sergio Reyes Puerta

Las cosas que no nos dijimos – Marc Levy

Las cosas que no nos dijimos

Marc Levy

RESEÑA

NOTA: Esta reseña se publicó inicialmente en https://masticadores.com/resenas-libros/

Leí este libro por recomendación de mi Pepa, que lo había comprado de segunda mano en https://www.tablondeanuncios.com/libros/, web muy recomendable para conseguir buenos libros a buenos precios, y me alegro de haberlo leído. Marc Levy es un escritor francés de éxito que se mueve en el ámbito de la novela más emotiva y sentimental. Algunos lo tacharían de romántica, en cierto modo. En Las cosas que no nos dijimos, el autor plantea una situación curiosa para la protagonista: la muerte de su padre, con el que hace años que no mantiene relación alguna. Este fallecimiento llega acompañado de una sorpresa que no dejará indiferente ni al lector ni a Julia. Ya lo veréis.

Foto de Marc Levy, autor de Las cosas que no nos dijimos

Amor, padres e hijos

Según vas leyendo vas descubriendo los motivos del alejamiento de hija y padre. También la forma de vida de Julia y sus amistades más íntimas, así como la historia de un gran amor que se vio frustrado por varias razones. Todo ello sirve como marco para plantear al lector una perspectiva sobre las complicadas relaciones entre padres e hijos. Y también sobre las relaciones de pareja, tal y como podemos intuir mediante la siguiente cita textual:

“¿Cuánto tiempo habrá durado tu historia de amor más larga? No te hablo de Tomas, ni de sentimientos soñados, sino de una relación vivida. ¿Dos, tres, cuatro, cinco años tal vez? Qué más da, dicen que el amor dura siete años. Vamos, sé sincera y contéstame. ¿Serías capaz durante siete años de entregarte a alguien sin reservas, de darlo todo, sin límites, sin dudas ni temores, sabiendo que esa persona a la que quieres más que a nada en el mundo olvidará casi todo lo que habréis vivido juntos? ¿Aceptarías que tus atenciones, tus gestos de amor se borraran de su memoria, y que la naturaleza, a la que le horroriza el vacío, llenara un día esa amnesia con reproches y anhelos no cumplidos? Consciente de que todo ello es inevitable, ¿encontrarías pese a todo la fuerza de levantarte en mitad de la noche cuando la persona a la que quieres tiene sed, o simplemente una pesadilla? ¿Tendrías ganas todas las mañanas, de prepararle el desayuno, de velar por distraerla todo el día, divertirla, leerle cuentos cuando se aburra, cantarle canciones, salir porque necesitará que le dé el aire, incluso cuando hace un frío helador? Y, al llegar la noche, ¿ignorarás el cansancio, irás a sentarte al pie de su cama para aplacar sus miedos y hablarle de un porvenir que, irremediablemente, vivirá lejos de ti? Si tu respuesta a cada una de esas preguntas es sí (…) sabes de verdad lo que es amar”.

Portada de Las cosas que no nos dijimos

Segundas oportunidades en Las cosas que no nos dijimos

Las segundas oportunidades se entretejen a lo largo de la trama de Las cosas que no nos dijimos, en una lectura que se hace amena, ligera y entretenida. Esto lo logra Marc Levy gracias a las características con que viste a la protagonista. Aunque a veces puede resultar infantil e ingenua, enseguida le cogemos cierto cariño y queremos saber en qué acaba la estrambótica situación en la que se ve envuelta. Julia habrá de vivir los días más extraños de su vida en compañía de su odiado padre. Y lo hará viajando de aquí para allá y recordando antiguos viajes que forjaron su personalidad.

“Cuando se llevaron las bandejas de la cena, la azafata disminuyó la intensidad de las luces, sumiendo el habitáculo en la penumbra. Desde el principio del viaje, Julia nunca había visto a su padre probar bocado ni dormir, ni siquiera descansar. Probablemente fuera normal para una máquina, pero se le hacía muy raro aceptar esa idea. Sobre todo porque eran los únicos detalles que le recordaban que ese viaje juntos los dos sólo ofrecía unos pocos días que le robaban al tiempo. La mayor parte de los pasajeros dormía, algunos veían una película en unas pequeñas pantallas; en la última fila de asientos, un hombre revisaba unos papeles a la luz de una lamparita de lectura. Anthony hojeaba un periódico, y Julia miraba por la ventanilla los reflejos plateados de la luna sobre el ala del avión y la superficie agitada del océano en la noche azul”.

Algunas relaciones

Stanley es el mejor amigo de Julia, al que llama en varias ocasiones sin atreverse a desvelarle la situación en que se encuentra envuelta. Este, mientras tanto, deberá entretener y calmar el ímpetu y ansiedad del prometido de la protagonista. El mencionado novio desconoce todo lo que está pasando y que se va poniendo más pesado con Stanley según avanza la trama. Mientras tanto, los recuerdos de una antigua relación, nacida a la sombra de la caída del muro de Berlín, empiezan también a invadir los pensamientos de Julia, que no logra abstraerse de ellos.

“Julia aprovechó el tiempo que quedaba para ir a explorar los estantes de un quiosco de prensa. Escondida tras un expositor, miraba a Anthony sin que éste se diera cuenta. Sentado en la sala de embarque, con la mirada fija en las pistas de despegue, observaba la lejanía, y, por primera vez, Julia tuvo la sensación de que echaba de menos a su padre. Se volvió para llamar a Stanley”.

Foto de Marc Levy

Para terminar

En definitiva, una lectura fácil, natural y emotiva. Puede servir de descanso neuronal entre libros más sesudos si es que este tipo de libro no es lo tuyo. Y si lo es, mejor que mejor, porque la historia que cuenta es bonita, en cierto modo original y entretenida y juega adecuadamente con el humor para hacerse más ameno de leer. Y, en fin, esta es mi reseña de hoy, llana como la trama del libro. Pero lo recomiendo precisamente por eso, por su sencillez. Así que, ya sabéis: a leer, que son dos días.

Ficha técnica de Las cosas que no nos dijimos:

Editorial: Planeta

ISBN: 978-84-08-08723-6

Formato: Papel

Género: Novela romántica. Narrativa.

Traducción: Isabel González-Gallarza Granizo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: