Reyes Magos y Miguel Hernández: «Las abarcas desiertas»

No dudes en compartir

Os dejo aquí un poema apropiado para estas fechas. Decir Reyes Magos y Miguel Hernández es pensar en abarcas. Las razones, aquí las tenéis:

«LAS ABARCAS DESIERTAS»

Por el cinco de enero,

cada enero ponía

mi calzado cabrero

a la ventana fría.
Y encontraban los días,

que derriban las puertas,

mis abarcas vacías,

mis abarcas desiertas.
Nunca tuve zapatos,

ni trajes, ni palabras:

siempre tuve regatos,

siempre penas y cabras.
Me vistió la pobreza,

me lamió el cuerpo el río,

y del pie a la cabeza

pasto fui del rocío.
Por el cinco de enero,

para el seis, yo quería

que fuera el mundo entero

una juguetería.
Y al andar la alborada

removiendo las huertas,

mis abarcas sin nada,

mis abarcas desiertas.
Ningún rey coronado

tuvo pie, tuvo gana

para ver el calzado

de mi pobre ventana.
Toda gente de trono,

toda gente de botas

se rió con encono

de mis abarcas rotas.
Rabié de llanto, hasta

cubrir de sal mi piel,

por un mundo de pasta

y unos hombres de miel.
Por el cinco de enero,

de la majada mía

mi calzado cabrero

a la escarcha salía.
Y hacia el seis, mis miradas

hallaban en sus puertas

mis abarcas heladas,

mis abarcas desiertas.

Reyes Magos y Miguel Hernández

Espero que os haya gustado esta famosa poesía en la que Reyes Magos y Miguel Hernández se encuentran.

Ah. Tenéis más poemas sobre los Reyes Magos pinchando aquí.

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos
Responsable Sergio Reyes Puerta +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.