Sergio Reyes Puerta
Libro Sira de María Dueñas en 3D

Sira de María Dueñas

No dudes en compartir

Sira

María Dueñas

RESEÑA

“—(…) Pero hay que aprender a convivir con el espanto, amiga mía. En caso contrario, nos hundimos”.

Antecedentes a mi reseña de Sira de María Dueñas

Nunca había contado aquí, en este blog, cómo descubrí a María Dueñas con El tiempo entre costuras. Y eso que ya he reseñado antes algo de ella. Pero no lo relaté en aquella ocasión y, ahora, sí lo voy a hacer. Y lo hago porque en esa pequeña anécdota subyace el germen de esta crítica de Sira. Ahí voy:

Era de noche y andaba yo paseando a mi perro, Canel, cuando me encontré tirado en el suelo de un parque un libro de tapas oscuras y duras. Le faltaba la sobre cubierta, por lo que no podía saber de qué obra se trataba si no lo cogía y miraba por dentro. Así que, eso hice. Y descubrí que era un ejemplar de la primera novela —y entonces aún la única— de esta autora. Había oído hablar de ella y del éxito que estaba teniendo esa publicación. Y como era invierno y muy tarde no había nadie por allí: nadie a quién preguntar por el propietario de aquel ejemplar. Así que me lo quedé para custodiarlo —nunca después, ni preguntando, encontré al dueño. Hasta pensé que pudiera haber sido un Bookcrossing, pero no llevaba las típicas pegatinas— y lo leí con fruición. No lo reseñé: por aquellos días no tenía blog. De haberlo tenido se hubiera ganado una excelente crítica.

Sira de María Dueñas

Por eso que os acabo de contar, cuando salió Sira, la novela continuación de El tiempo entre costuras, corrí a comprarla el primer día de su puesta a la venta. Tenía ganas de conocer más sobre aquella mujer, la protagonista de aquel primer libro de María Dueñas. Quería saber qué había sido de ella, en qué había gastado los años transcurridos desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Y esta era la oportunidad ideal para descubrir la continuación de aquella vida que llegó a la mía por esa extraña, nocturna e invernal casualidad que viví. ¿O sería causalidad?

Portada de Sira de María Dueñas

Novela de sensaciones

Así, me lancé a leer de cabeza y descubrí que Sira es una novela de sensaciones, emotiva y, a la vez, ilustrativa. Me refiero con esto último a todo lo que podemos aprender leyéndola. En esta obra, María dueñas nos hace recorrer medio mundo de la mano de su protagonista: Jerusalén, Londres, Tánger… Casi pareces sentir la globalización que, en aquellos años en que se ambienta, estaba aún Banner vertical de Mursiyya El talismán del Yemenímuy lejos de ser definida. Y eso, a pesar de las entonces recientes guerras mundiales (¿o deberíamos decir globales o globalizadas?). Pero volviendo al contenido viajero de la novela debo añadir que, también, Sira te ayuda a entender lo que sucedía en dichos lugares en esos años tan difíciles de reconstrucción, tras la Segunda Guerra Mundial.

La nostalgia en Sira de María Dueñas

Aunque, a decir verdad, la primera sensación que he tenido al leer esta obra es de añoranza o melancolía. Algo así como un sentimiento de regreso a una época que ahora nos parece tan lejana y entrañable. Un tiempo sin móviles ni Internet, un período de reorganización social y posguerra, de colonialismo y luchas por la independencia. Un tiempo ya no entre costuras, pero sí uno que se fue y no volverá.

Y es que esta novela va de eso: de nostalgia, de recuerdos de juventud y primera madurez, de recuperar parte de nuestra historia personal hasta ponernos el vello de punta. Y en eso, en recuperar su pasado y revivirlo, Sira se convierte en una auténtica experta a lo largo de las páginas que componen este libro:

“Con un nudo en la garganta, recorrí de nuevo aquella carretera Tánger-Tetuán en la que cada curva me traía un recuerdo. El viaje espantoso en el autobús de La Valenciana, (…). Las ideas [sic] y venidas en el descapotable de Rosalinda para negociar primero la deuda que Ramiro dejó a mi nombre en el Continental, para suplicar después la intervención del cónsul británico a fin de que nos ayudara a que mi madre pudiera dejar Madrid y llegar hasta Marruecos. Los días de asueto, las excursiones con Marcus”.

María Dueñas, autora de Sira y El tiempo entre costuras

Vuelve el espionaje

Pero no sólo de nostalgias va esta novela. Espero no destripar nada al decir que regresa el espionaje a las páginas de Sira. Creo que nadie espera menos de esta obra, así que lo digo con la tranquilidad de saber que esta característica de El tiempo entre costuras y Sira es de sobra conocida. Y es que, la protagonista, poco a poco —quizás demasiado pocoBanner vertical de El secreto de Zalamea a  poco, a mi humilde entender— se va reintroduciendo en los pertinentes servicios de inteligencia. O, mejor dicho, estos la reintroducen a ella, haciéndola regresar a Madrid. Allí se reencuentra de lleno con parte de su pasado y llega hasta las mismísimas entrañas del aparato gubernamental del país.

“De las paredes colgaban reposteros y blasones, óleos y grandes tapices. Abrí una puerta girando lentamente el picaporte. Dentro hallé una estancia palaciega con mesas bajas y butacas, gran araña de techo y frescos en las paredes; supuse que se trataba de una sala de espera para gentes principales. Cerré con cuidado y seguí avanzando: mis pisadas no hacían ahora ruido, una gruesa alfombra recorría el pasillo. Agarré el siguiente picaporte haciéndolo girar despacio. Chirrió y contuve el aliento; encontré una sala aún mayor con una enorme mesa cubierta por faldones de damasco que igual podría servir para dar de comer a treinta comensales que para alojar nutridas reuniones.  Continué, sin percibir rastro de presencia humana. Tres puertas más adelante, tuve que llevarme la mano a la boca para contener un grito. Acababa de asomarme a lo que supuse que sería el despacho de Franco”.

El estilo de Sira de María Dueñas

Sira fue modista en El tiempo entre costuras y eso se notará en su estilo de vestir a lo largo de la novela, sí. Pero yo me refería con el título de este apartado al estilo literario. María Dueñas sigue escribiendo bien, agradable y fácil de leer —qué pena que los correctores se hayan dejado por el camino alguna de esas erratas que a todos los escritores se nos cuelan y que afean el resultado final si aquellos no las ven a tiempo—. La vista de uno, como lector, vuela ligera sobre las páginas de esta obra que nos enciende los sentidos describiendo con sentido y naturalidad la realidad que circunda a la protagonista. Ella, la prota, nos lo cuenta en primera persona, como si fuera algo que ya pasó y que, no por eso, deja de ser más interesante. Os dejo aquí una muestra de lo que os digo:

“Como tantas otras veces en nuestra relación siempre azarosa, cuando me desperté a la mañana siguiente, Marcus ya no estaba. Descalza y con el pelo revuelto, me acerqué al balcón, abrí las contraventanas de madera y dejé que entrara la luz a chorros, luz limpia y transparente. Nuestra habitación se volcaba sobre un patio frondoso, a mis oídos llegó el borboteo de la fuente central y un intercambio de voces femeninas en una lengua que me resultaba familiar aun sin entenderla. Una de ellas soltó una exclamación, las otras rieron entre las buganvillas, los grandes macetones y las palmeras. Se dejaron ver a los pocos segundos: tres jóvenes empleadas vestidas de blanco con pañolones cubriéndoles la cabeza, entre los brazos cargaban montones de ropa de cama. Me recordaron a la dulce Jamila de aquellos días morunos remotos ya en el tiempo y a su vez, en mi memoria, tan cercanos siempre”.

Montaje con la portada de Sira de María Dueñas

En resumen

Sira de María Dueñas es una novela agradable, que nos trae de vuelta a un personaje entrañable que nos robó el corazón hace cosa de una década y del que deseábamos saber más. También puede reproducir en nuestras almas cierta congoja y melancolía, una romántica añoranza por esa época ya lejana que en sus páginas retrata con habilidad y precisión. Eso sí, se puede leer en cualquier circunstancia, incluso en sitios bulliciosos, porque el estilo ligero de la autora lo facilita. Es un libro entretenido, casi diría que didáctico de algún modo, y si te metes entre sus páginas gozarás, sin duda, de una lectura agradable. Así que, sí, puedo recomendar sin temor a equivocarme esta estupenda obra de la escritora manchego murciana.

Ficha técnica de Sira de María Dueñas:

Editorial: Planeta

ISBN: 978-84-08-24191-1

Edición: Primera edición

Formato: Papel

Género: Novela histórica.

Traducción: No procede

Fotos extraídas de la web de Planeta (planetadelibros.com), excepto la de María Dueñas (De Averater – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=35803650)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
ResponsableSergio Reyes Puerta +info...
FinalidadGestionar y moderar tus comentarios. +info...
LegitimaciónConsentimiento del interesado. +info...
DestinatariosNo se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
DerechosAcceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicionalPuedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.