Sergio Reyes Puerta

Romance

Pasada la medianoche
se introduce raudo en un bar.
Llenetico de personas
el local de copas está,
y en la barra se divisa
alcoholizado un gañán.
Con su camisa de flores,
y sus gafas de intelectual,
finitas en sus patillas
de hormiguitas que lucen mal,
al camarero se enfrenta
pidiendo una copita más.
El camarero no quiere
y al borracho hace enfadar;
quiebra su vaso en la barra
y le amenaza sin dudar.
Mas los vigilantes llegan
corriendo a imponer su paz,
agarran al tío del cuello
y a la calle echan al chaval.

Por la mañana, temprano,
el metro se pone a esperar
en la estación de Callao.
De repente ve al incapaz,
borracho, durmiendo, sucio,
en un banco roto, fatal.
La gente lo mira raro,
sobre él tienden a murmurar.
Se apartan de su alrededor,
sus zapatos huelen muy mal,
y sus dedos gordos del pie
se vienen prestos a asomar
por los grandes agujeros
de sus calcetines sin par.

Relato perteneciente a mi proyecto: Ejercicios de estilo.

Resto de ejercicios pinchando aquí.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: