Trucos de ortografía no sólo para escritores: haber, otros verbos y el plural

Inauguro con esta entrada una sección sobre ortografía (y gramática, si fuera menester), con lo que intento superarme en mis propios textos, así como ayudar a mejorar los de otros que también lo deseen. Además, muchas, como la de hoy, también son útiles al hablar, por eso lo de «no sólo para escritores» en el título. Y sí, sé que la RAE dice que sólo, cuando se usa como adverbio, se escribe ahora sin tilde, pero me temo que últimamente no estoy de acuerdo en todo con dicha institución y, ya sabéis, a veces las normas también están para saltárselas. Y ahora, a lo que veníamos:

Lo reconozco. Soy un maldito perfeccionista, aunque luego cometa mil errores. Pero esos fallos (intento que esporádicos) no quitan para que siempre busque la perfección. Y comienzo esta serie de entradas con uno de los temas que más me duele en los ojos cuando leo libros, porque además observo que se comete cada vez con más frecuencia y empieza a ser preocupante. ¡Hasta algunos grandes lo perpetran! Mi ansia de perfección me hace verlo aunque no quiera y he llegado a un punto en el que necesito hablar de ello, aunque solo sea para desahogarme, pues tampoco creo que yo vaya a salvar al mundo. Y, ojo, no quiero ir de sabiondo, que seguro que a mí también se me ha escapado alguna una vez este error (como otros muchos); no pretendo criticar a nadie sino poder mejorar entre todos.

EL PROBLEMA DEL VERBO HABER EN PLURAL

Este fallo del que voy a hablar lo he visto mucho, como digo, ya desde niño lo veía e incluso en grandes nombres de la literatura que publican con editoriales potentes y que se supone que tienen un buen y gran equipo de correctores en plantilla. Por supuesto, procuraré no decir nunca nombres. Eso me lo guardo para mí.

No me enrollo más. Me estoy refiriendo al mal uso del verbo haber en plural. No, no es que no se pueda poner en plural, pero hay un caso en el que está totalmente prohibido por las reglas del idioma castellano. De verdad, lo veo mucho y es un fallo garrafal que debemos evitar. Vamos al lío:

El verbo «HABER» tiene dos usos principales. El primero es menos problemático, es en el segundo donde se suele cometer el error.

1.- VERBO AUXILIAR

El primero de sus usos es como verbo auxiliar en los tiempos compuestos. Pongo algunos ejemplos, y aviso de que (otro día hablaremos de los dequeísmos y otras hierbas de esa especie) todos son correctos:

No sabía qué harían si llegaban sanos a la costa pero pensaba que estarían tan asustados por la forma en que habían sido atacados y por el ruido y el fuego, que le dirían a su gente que no los habían matado unos hombres sino el rayo y el trueno; y que los dos seres que habían aparecido, es decir, Viernes y yo, no éramos hombres armados, sino dos espíritus o furias celestiales que habían bajado a destruirlos. (Robinson Crusoe, Daniel Dafoe)

ddRC

«En este caso no hay ninguna duda al respecto, dadas las condiciones en que hemos hallado el cadáver.» (El secreto de Zalamea, Sergio Reyes)

«Poco a poco se iban aproximando a ellos algunos curiosos que, como nosotros, habían venido al río a sus quehaceres diarios» (Mursiyya; El talismán del Yemení, Sergio Reyes)

«Habían sentido a sus padres buscándolos por allí en infinidad de ocasiones, sin ni siquiera fijarse en ellos.» (Amor prohibido, Sergio Reyes) (NOTA: el sujeto de esa frase, aunque ausente, son los dos hermanos protagonistas del relato y vienen dados en el contexto de la historia).

Al hacer de acompañante (función auxiliar, a fin de cuentas) a un verbo que tiene un sujeto plural, nuestro querido «haber», el que actúa de auxiliar, debe concordar en número con dicho sujeto (igual que lo haría si fuera en singular) y, por tanto, en estos caso y ejemplos relacionados se debe escribir en plural, tal y como se ha hecho en los ejemplos propuestos. No me gusta poner ejemplos de casos erróneos, para que no se graben en la memoria del lector y acaben reproduciéndose (conozco casos en los que ha pasado), así que evitaré hacerlo en la medida de lo posible. En lugar de eso, prefiero pasar al segundo uso del verbo «haber». Vamos a ello.

2.- VERBO IMPERSONAL

El segundo uso del verbo «haber» es, muchas veces, como impersonal. En estos casos lo que se pretende es señalar la existencia de algo (persona o cosa). Veamos un ejemplo extraído de mi novela Mursiyya; El talismán del Yemení:

«Así consiguió hacer creer a Abdelaziz que había muchos soldados dispuestos a defender la plaza, (…).»

Es en singular como debe aparecer SIEMPRE cuando se trata de un verbo impersonal, es decir, un verbo que denota la existencia de personas o cosas. En este caso, las personas o cosas actúan como complemento directo, no como sujeto, y no tienen que concordar con el verbo impersonal. No habían muchos soldados. ¡Había muchos soldados! ¡Eso es lo correcto!

Y también sucede lo mismo cuando es conjugado en otros tiempos verbales, como en futuro o en pretérito perfecto simple o en el que sea. Sigamos viendo ejemplos correctos, hasta la saciedad si fuera necesario:

«Luego habrá muchas doncellas» (El bobo del colegio, Lope de Vega). ¿Se imaginan al genial Lope escribiendo «habrán» en esta frase? Yo, desde luego, no.

«Hubo muchas protestas e incluso algún que otro motín, (…).» (Mursiyya; El talismán del Yemení, Sergio Reyes).

En la célebre villa a que aludimos había muchos de esos seres voluminosos y respetables que hallan lugar en todas partes, a pesar del gran espacio que ocupan y de que con sus anchas fauces y respiración fuerte y anhelosa parecen querer sólo para sí todo el aire que encierra el recinto en donde se encuentran. (Ruinas, Rosalía de Castro).

rcR

Para dejarlo más claro aún, si en vez de en tiempos futuros o pasados quisiéramos construir la misma frase con el verbo «haber» en presente (irregular, por cierto), a nadie se nos ocurriría escribir hayn (miento, algún caso he visto por ahí, para mal de mis afligidas córneas y retinas). Por tanto, si no podemos escribir hayn, tampoco podemos poner habían, hubieran, hubieron… (sigo hablando, claro está, del uso impersonal de este verbo). Dejo a continuación un correctísimo ejemplo del gran Chéjov, extraído de su memorable novela La sala número seis:

«Aunque hay muchos enfermos, el doctor tiene su tiempo limitado; se reduce, pues, a preguntar a cada uno qué le duele, y después le prescribe aceite de ricino, o algo que no pueda hacerle bien ni mal.»

Sucede igual que si hay un solo enfermo. Y esta última frase me la acabo de inventar yo, por intentar parecerme a don Antón (más quisiera yo). Bueno, pues si hubiera un solo enfermo también podría pasar que hubiera muchos enfermos, si hay un camión bloqueando la autopista y también decimos que hay diez camiones (no hayn diez camiones) bloqueando la autopista, podremos decir sin temor a equivocarnos que hubo diez camiones (no hubieron) bloqueando esa maldita autopista o habrá diez jodidos camiones bloqueando la puñetera autopista (es que me voy indignando según escribo, no puedo con este error, de verdad). Si después de mi explicación os queda aún alguna duda, consultad a la RAE pinchando aquí.

wp-15910230615808032569162407522188.jpg

Y por favor, ya que estamos con «haber» no caigan ustedes en el error de escribir o decir «haiga» por «haya» ni «haigas» por «hayas», ni «habemos» por «hemos»; salvo, claro está, que hablemos de un vehículo de la marca Haiga (o de un coche ostentoso y grande, para lo que también sería válida la palabra «haiga»), o que hayamos de habérnoslas con alguien (o con algo): «Tuve que habérmelas con un pesado que pretendía convencerme de no escribir en plurar el verbo haber cuando es impersonal y le pegué un puñetazo memorable: cuando miré había más de veinte dientes esturreados por el parqué».

OTROS VERBOS

Ah, antes de que se me olvide. Existen verbos que podrían hacernos dudar a partir de la regla que acabamos de ver. Verbos como «ocurrir», «existir», «tener lugar», etc. Este tipo de verbos sí permiten el uso del plural cuando el sujeto también lo es. Algunos ejemplos correctísimos:

«Mientras con zozobra y desesperación revolvía en mi mente distintos proyectos, ocurrieron sucesos que no debo pasar en silencio.» (La batalla de los Arapiles, Benito Pérez Galdós).

bpgBA

«(…) porque los espíritus de los muertos que existieron antes que tú en la vida, te alcanzarán y te rodearán en la muerte» (Poema Los espíritus de los muertos, Edgar Allan Poe).

Como no me quiero extender más con esta entrada, me dejo para otra que colgaré más adelante, algunos comentarios importantes sobre oraciones impersonales y el uso de plurales.

Espero que os hayan servido de ayuda estos consejos y ejemplos (aquí sí, porque actúa de auxiliar, pero no pongáis haigan).

Hasta pronto.

Más entradas de TRUCOS DE ORTOGRAFÍA NO SÓLO PARA ESCRITORES PINCHANDO AQUÍ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s